Parres

Pararrayos

Concentrar la energía del gradiente de potencia existente en la atmósfera por medio de toroide excitador que se carga constantemente al potencial circundante y define, en esa forma, la incidencia sobre la punta de descarga. El campo eléctrico entre el arillo equipotencial y el toroide permite regular la dirección de los iones hacia arriba, generado así una trayectoria favorable para la formación de un líder ascendente con mayor alcance.

Mástiles de Duraluminio de 3, 6, 9, 12 y 18 metros de longitud.

El pararrayo Punta Franklin o Punta Simple, provoca la excitación atmosférica sobre cualquier punto de la estructura a proteger, creando una ionización por efecto de su punta, haciendo que la descarga incida sobre la misma punta, y así se derive la corriente del rayo a tierra. El diseño de una protección mediante puntas Franklin se realiza con la ayuda del método de la esfera rodante o cono de protección.

Las Puntas Franklin pueden ser de distintos materiales como: Cobre, Aluminio o Acero con recubrimientos de Cobre o Estaño, así como de diferentes tamaños que pueden variar de los 30 cm hasta 120 cm.

El pararrayo PDC o Pararrayo con Dispositivo de Cebado funciona mediante el aprovechamiento del campo eléctrico presente durante una tormenta eléctrica en donde genera un líder ascendente lo suficientemente poderoso para ser lanzado al exterior produciendo la atracción del rayo y elevando el punto de impacto por encima de la estructura que estamos  protegiendo para interceptarlo y derivarlo a tierra. De esta forma se consigue un radio de cobertura más grande en la base respecto a un pararrayos convencional.